Riesgos Químicos

El riesgo químico es aquel riesgo susceptible de ser producido por una exposición no controlada a agentes químicos, la cual puede producir efectos agudos o crónicos y la aparición de enfermedades. Los productos químicos tóxicos también pueden provocar consecuencias locales y sistémicas según la naturaleza del producto y la vía de exposición. Según de que producto se trate, las consecuencias pueden ser graves problemas de salud en los trabajadores y la comunidad y daños permanentes en el medio natural. Hoy en día, casi todos los trabajadores están expuestos a algún tipo de riesgo químico porque se utilizan productos químicos en casi todas las ramas de la industria. De hecho los riesgos químicos son los más graves.

Tipos de productos químicos

La forma material de un producto químico puede influir en como penetra en el organismo y en alguna medida en el daño que provoca. Las principales formas materiales de los productos químicos son: sólidos, polvos, líquidos, vapores y gases.

Sólidos

Los sólidos son las formas de los productos químicos que es probable que ocasionen envenenamiento químico, aunque algunos pueden provocar envenenamiento si tocan la piel o pasan a los alimentos cuando se ingieren. Los productos químicos en forma sólida pueden desprender vapores tóxicos que se pueden inhalar, y los sólidos pueden ser inflamables y explosivos, además de corrosivos para la piel.

Polvos

Los polvos son pequeñas partículas de sólidos. El principal riesgo de los polvos peligrosos es que se pueden respirar y penetrar en los pulmones. Las partículas más pequeñas son las más peligrosas porque pueden penetrar en los pulmones y tener efectos dañinos, o bien ser absorbidas en la corriente sanguínea y pasar a partes del organismo, o pueden causar lesiones a los ojos. En determinadas condiciones los polvos pueden explotar, por ejemplo en silos de cereales o en harineras.

Líquidos

Muchos productos químicos líquidos desprenden vapores que se pueden inhalar y ser sumamente tóxicos, según la sustancia de la que se trate. La piel puede absorber las sustancias químicas líquidas. Algunos productos pueden dañar inmediatamente la piel y otros pasan directamente a través de la piel a la corriente sanguínea por lo que pueden trasladarse a distintas partes del organismo produciendo envenenamiento o enfermedades. Las humedades y los vapores son a menudo invisibles.

Vapores

Muchas sustancias químicas líquidas se evaporan a temperatura ambiente, lo que significa que forman un vapor y permanecen en el aire. Los vapores de algunos productos químicos pueden irritar los ojos y la piel y su inhalación puede tener consecuencias graves en la salud. Los vapores pueden ser inflamables o explosivos.

Gases

Es fácil detectar la presencia de gases por su color o por su olor, pero hay otros gases que no se pueden ver ni oler en lo absoluto y sólo se pueden detectar con un equipo especial. Algunos gases producen efectos irritantes inmediatamente y otros pueden advertirse únicamente cuando la salud esta gravemente dañada. Los gases pueden ser inflamables o explosivos.

Actividades en las que se está expuesto a riesgos químicos

  • Actividad docente y de investigación en laboratorios.
  • Tareas de soldadura.
  • Operaciones de desengrase.
  • Operaciones de fundición.
  • Destilaciones, rectificaciones y extracciones.
  • Limpieza con productos químicos.

Exposición a productos químicos tóxicos

La exposición a productos químicos tóxicos puede provocar también tasas mayores de accidentes laborales. Por ejemplo, los productos químicos como los solventes y los asfixiantes pueden frenar las reacciones de un trabajador al afectar a su sistema nervioso o reducir la cantidad de oxígeno que llega a sus pulmones. La lentitud en reaccionar puede ser muy grave (e incluso fatal) si el trabajador se encuentra en una situación de riesgo que exige una respuesta inmediata. Lamentablemente, cuando sucede un accidente, a menudo la dirección echa la culpa al trabajador, afirmando que no ha tenido cuidado.

Medidas preventivas

El trabajar en lugares de riesgo de contaminación química hace necesario realizar un control preventivo muy riguroso de los trabajadores expuestos a tales riesgos, para poder determinar la magnitud y el tiempo reales de su exposición y vigilar su estado de salud mediante técnicas de diagnóstico capaces de revelar cualquier alteración en la salud lo antes posible.

La prevención de posibles riesgos originados por la exposición a contaminantes químicos se basa en la actuación sobre el foco de contaminación, sobre el medio ambiente de trabajo y sobre el receptor (individuo expuesto).

Como medidas generales de actuación, prioritariamente debe tratarse de eliminar los riesgos para la salud y la seguridad en las actividades con agentes químicos peligrosos, ya sea por sustitución del agente químico o del proceso químico. El empleador puede asumir las siguientes medidas preventivas:
  • Medidas de ventilación u otras medidas de protección colectiva, aplicadas preferentemente en el origen del riesgo, y medidas adecuadas de organización del trabajo.
  • Adopción de medidas higiénicas adecuadas, tanto personales como de orden y limpieza.
  • Reducción al mínimo de las cantidades de agentes químicos peligrosos presentes en el lugar de trabajo.
  • Reducción al mínimo del número de trabajadores expuestos o que puedan estarlo.
  • Reducción al mínimo de la duración e intensidad de las exposiciones.
  • Uso de equipos de protección personal (EPP) adecuados cuando las medidas anteriores sean insuficientes y la exposición o contacto con el agente no pueda evitarse por otros medios.

Consulta las siguientes Normas Covenin. Puedes utilizar el buscador de normas de SENCAMER.
  • 1420:1980. Detector óptico de humo (fotoeléctrico)
  • 1443:1979. Detectores de humo por ionización
  • 2239/I-91. Materiales inflamables y combustibles, almacenamiento y manipulación. Parte I. Líquidos
  • 2239/II-85. Materiales inflamables y combustibles. Almacenamiento y manipulación. Parte II. Materiales comunes. Almacenamiento en interiores y exteriores
  • 2239/IV-91. Materiales inflamables y combustibles. Almacenamiento y manipulación. Parte IV. Sustancias de acuerdo a su incompatibilidad
  • 2253:2001. Concentraciones ambientales permisibles de sustancias químicas en lugares de trabajo e índices biológicos de exposición
  • 2252:1998. Polvos. Determinación de la concentración en el ambiente de trabajo.
  • 2253:2001. Concentraciones ambientales permisibles de sustancias químicas en lugares de trabajo e índices biológicos de exposición
  • 2878-92. Determinación de la concentración de nieblas de hidróxido de sodio en ambientes de trabajo
  • 2277:2001. Plomo. Medidas de higiene ocupacional
  • 2340-1:2001. Medidas de seguridad e higiene ocupacional en laboratorios.
  • 3027:1998. Mercurio. Transporte, almacenamiento y uso. Medidas de salud ocupacional
  • 3069:1994. Guía para un programa de protección respiratoria
  • 3070:1994. Fluoruros. Determinación en ambientes de trabajo. Muestreo activo y pasivo

Véase también: